Cuántos kilómetros tiene la selva del Darién, la nueva ruta de los migrantes venezolanos.

Cuántos kilómetros tiene la selva del Darién, la nueva ruta de los migrantes venezolanos.

El territorio en donde finaliza el istmo centroamericano y comienza el Cono Sur, en la frontera colombo-panameña, se encuentra un terreno selvático extenso. En los párrafos siguientes se presenta una pequeña guía en donde se dará a conocer cuántos kilómetros tiene la selva del Darién, así como el papel que juega en el éxodo venezolano.

La magnitud de la selva del Darién.

Cuando se le mide considerando la superficie, la selva del Darién, cuenta con 575,000 hectáreas. Esta área está considerada, en ambos lados de la frontera, como un área natural protegida. Al sur, en el lado colombiano, es el Parque Nacional Natural los Katíos. Por su parte, en Panamá es el Parque Nacional Darién. En los dos casos, cuentan con el reconocimiento de las Naciones Unidas como patrimonio natural de la humanidad, así como de reservas de la biosfera.

Dichas distinciones, además de reconocer el valor que tienen como espacios naturales indispensables para el equilibrio ambiental, también dejan ver la mínima intervención de la humanidad dentro de ellos. Es decir, se trata de una región en donde los criterios de movilidad se ven reducidos.

La dimensión de las características de la selva del Darién se ven claramente reflejadas cuando se considera que los cerca de 18,000 kilómetros de la Carretera Panamericana que circula desde Alaska hasta Tierra de Fuego tienen su única interrupción en esta selva.

¿Cuántos kilómetros tiene la selva del Darién?

También conocido como “Tapón del Darién”, tiene aproximadamente 160 kilómetros de extremo a extremo. Otra medida para determinar cuántos kilómetros tiene la selva del Darién es considerar la distancia entre los asentamientos más cercanos entre Colombia y Panamá. En este sentido, existen cerca de 95 kilómetros, dependiendo de la ruta que se tome.

Por otro lado, estas distancias se traducen en un tiempo de recorrido que puede fluctuar entre cuatro y ocho días. Sin embargo, el terreno, prácticamente infranqueable, da paso a una gran cantidad de migrantes desaparecidos que pasan una mayor cantidad de días internados en la selva.

El éxodo venezolano.

Los flujos migratorios en la región del Darién se han acelerado durante los últimos años. Se trata de un paso muy transitado por migrantes de diversas nacionalidades. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), menciona que durante el 2021 se reconocieron aproximadamente 133,000 migrantes que pasaron la frontera colombo-panameña.

Dentro de este cuantioso grupo, destacan los venezolanos. Las autoridades de migración de Panamá comunicaron que, en el primer bimestre del 2022, aproximadamente 2500 venezolanos pasaron a su territorio nacional.

Por otro lado, la Organización Internacional para las Migraciones, en el monitoreo que realizó entre marzo y junio del presente año en las estaciones de recepción migratoria en el Darién, anotó que el 87.46% de los migrantes encuestados se dirigían a Estados Unidos.

En el mismo monitoreo, señala que el 69.48% de los encuestados contaban con nacionalidad venezolana.

Rutas migrantes.

Las rutas migratorias que toman los ciudadanos venezolanos suelen partir de las poblaciones de Necoclí y de Turbo. Ambos, asentamientos ubicados en la costa caribeña, en la parte oriental del Golfo de Urabá.

Existen transportaciones, muchas veces ofrecidas por supuestos servicios turísticos, que intentan cruzar por vía marítima en embarcaciones precarias. En otros casos, se organizan grupos que intentan cruzar por en medio de la selva.

Ya se trate de un viaje por tierra o por mar, el poblado panameño más cercano a la frontera es el de La Miel. Por el lado de Colombia, es el corregimiento de Sapzurro el que más se acerca a la frontera.

Otro de los destinos al que los migrantes apuntan es el corregimiento de Yaviza.

Médicos sin Fronteras relata sobre dos de las principales rutas. En primera instancia, los migrantes pagan para abordar un bote desde la localidad colombiana de Capurganá rumbo a Carreto, Panamá. Al llegar, comienza el recorrido a pie hasta Canáan Membrillo. En segundo lugar, la ruta es toda a pie, desde Capurganá hasta Canáan Membrillo. Aunque podría representar un ahorro para los migrantes, esta última ruta incluye mayores riesgos.

Ante la emergencia humanitaria, las Naciones Unidas cuentan con estaciones de recepción en Lajas Blancas, Bajo Chiquito y San Vicente. Estos poblados se han convertido en destinos intermedios obligados para la población migrante.