El aumento de la migración venezolana en Estados Unidos ha alcanzado un nuevo récord este 2022.

El aumento de la migración venezolana en Estados Unidos ha alcanzado un nuevo récord este 2022.

Los lugares de destino de los migrantes venezolanos se concentran mayoritariamente en América Latina. Sin embargo, desde 2021 el ritmo de crecimiento de la migración venezolana en Estados Unidos ha aumentado, llegando a niveles récord en el 2022.

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) la población migrante o refugiada de origen venezolano asciende a más de 6 millones de personas. Este éxodo, menciona el ACNUR, es ahora la segunda crisis de desplazamiento más grande a nivel mundial.

Crecimiento exponencial de la migración venezolana en Estados Unidos.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) lleva el registro de los encuentros que las autoridades estadounidenses han tenido con ciudadanos de otros países. El aumento de la migración venezolana hacia territorio estadounidense ha sido notable. Mientras que durante el 2020 la cifra llegó a los 4,520, en los dos años posteriores se ha elevado a 50,499 y 98, 851 en 2021 y 2022, respectivamente. Cabe mencionar que para este conteo la CBP considera el calendario fiscal, es decir, de octubre a septiembre.

En cuanto a la composición demográfica, la CBP realiza un desglose dependiendo la edad (adultos y menores) y el acompañamiento (individuos, familias). Ya sean adultos solos, familias o menores no acompañados, las cifras de migrantes venezolanos prácticamente se han duplicado respecto al 2021. En términos porcentuales, los adultos solos han crecido en un 96%, las unidades familiares en 86% y los menores no acompañados en 90%.

2020 2021 2022
Adultos solos 2,508 27,728 56,473
Unidades familiares 1,972 22,431 41,748
Menores no acompañados 28 320 609

Datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos

El caso particular de los menores no acompañados es uno de los más delicados, ya que se trata de uno de los sectores más vulnerables. Cuando se consideran los riesgos que un adulto tiene que pasar para migrar, estos se multiplican si se trata de un menor de edad. La existencia de estos menores venezolanos no acompañados que llegan a las fronteras estadounidenses demuestra la gravedad de las condiciones socioeconómicas de las que huyen.

Volviendo a un plano más general, un estudio llevado a cabo por el Pew Research Center en el 2021 revela que las comunidades latinas que cuentan con un mayor incremento dentro de Estados Unidos son las de origen venezolano, guatemalteco y hondureño. Siendo la primera la que tiene la tasa de crecimiento más grande, la cual se ha elevado dentro del periodo 2010-2019 en 126%.

El paso necesario por México.

La migración venezolana en Estados Unidos no es ajena a la realidad del resto de los migrantes latinoamericanos. En este sentido, cruzar la República Mexicana es un paso que difícilmente se puede evitar. Ante el ascenso de venezolanos que cruzaban las fronteras mexicanas, y tomando en cuenta la ya de por sí compleja relación migratoria entre México y Estados Unidos, las autoridades mexicanas colocaron un filtro a los venezolanos. La Secretaría de Relaciones Exteriores comenzó a solicitar visa a todas las personas portadoras de pasaporte venezolano desde finales de enero del presente año. Por lo que no se podrán exceder seis meses de permanencia.

Como resultado, dicha medida redujo significativamente el tránsito. La CBP reporta que en enero los encuentros de venezolanos con autoridades fronterizas de Estados Unidos se elevaron a 22,884, mientras que en febrero se observó un descenso que llegó a solo 3,225. No obstante, en los meses siguientes se ha observado una tendencia al alza, lo cual podría dejar ver que la migración venezolana en Estados Unidos continuará estableciendo cifras récord.

Si bien esta medida resulta en una bajada en el volumen de tránsito, difícilmente podrá ser efectiva, ya que como consecuencia se podría incentivar cruces incluso más irregulares, obligando a los migrantes sin visa a realizar su recorrido de manera más oculta.

Extensión del Estatus de Protección Temporal.

La Secretaría de Seguridad Nacional de Estados Unidos brinda a ciertas personas una situación migratoria provisional que les permite regularizar momentáneamente una falta de documentación. Dicho mecanismo, que se denomina Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), se encuentra dirigido a ciudadanos que provienen de países que sufren de conflictos armados, que fueron impactados por algún desastre ambiental o por cualquier situación extraordinaria que obstaculice su retorno de forma segura.

El TPS, no solo aleja a los migrantes de un posible juicio y posterior deportación, sino que permite residir y, en ciertos casos, trabajar. Asimismo, constituye un seguro mientras las personas migrantes intentan conseguir algún tipo de residencia o ciudadanía.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, anunció la extensión para que los migrantes venezolanos en Estados Unidos puedan acceder al TPS. Esta medida será efectiva durante el plazo que va de septiembre de 2022 a marzo de 2024. Hay alrededor de 423,000 venezolanos en Estados Unidos, de los cuales cerca de 343,000 son elegibles para la protección temporal.

Además, la prórroga establece que únicamente quienes se encontraban en Estados Unidos antes del 8 de marzo de 2021 podrán acceder al programa. Todos aquellos con una fecha de arribo posterior quedan fuera. Aunque esto representa un bálsamo de tranquilidad para gran parte de la población interesada, el flujo creciente de venezolanos migrantes en Estados Unidos no gozará de este beneficio, lo que los deja a merced de la deportación e incertidumbre.

Finalmente, las tendencias que se han presentado durante los últimos años en cuanto a la diáspora venezolana en Estados Unidos dejan ver que se trata de un asunto complejo, que atraviesa distintos niveles, desde las situaciones internas que originan el éxodo, pasando por la difícil travesía migrante, hasta el encuentro con la burocracia y seguridad estadounidenses. Como consecuencia del crecimiento de la población venezolana en el país mencionado, no será sorpresa que pronto se coloque como una minoría con influencia y movilización a nivel político, tal como sucede con la comunidad mexicana, cubana, haitiana o salvadoreña.