El Darién, el primer paso hacia el Sueño Americano

El Darién, el primer paso hacia el Sueño Americano

Estados Unidos es conocido como el país de las oportunidades debido a su gran potencial económcio, social, político, tecnológico y cutural.

Hay que tener en cuenta que además es una potencia mundial y esto lo convierte en un país muy poderoso, y uno de los más desarrollados, a nivel global.

Estas características lo hacen un país muy atractivo para las personas que vienen de otras naciones con menores oportunidades y que están en desarrollo.

El Sueño Americano

Estados Unidos ha vendido la idea de que allí las personas podrán prosperar, por lo que los incentivan a perseguir el Sueño Americano.

Es decir, demuestran ante el mundo que son un territorio donde se garantizan las oportunidades de crecer, desarrollarse y prosperar de manera exitosa en todos los aspectos. 

También, se rigen bajo los ideales de respetar la democracia, los derechos civiles, la libertad y la igualdad mediante las oportunidades para todos y todas. 

Así, los migrantes que viven en países que atraviesan fuertes dificultades sociales y económicas deciden emigrar y buscar la manera de conseguir ese Sueño Americano.

Sin embargo, muchos de ellos no tienen la capacidad legal o económica de llegar hasta el norte del continente americano, por lo que optan por vías ilegales. 

Entre estas opciones no oficiales se encuentra la de llegar hasta Estados Unidos caminando, lo que los obliga a tener que cruzar el Darién. 

¿Qué es el Darién?

La región del Darién es conocida como ‘el tapón del Darién’ o ‘la selva del Darién’. 

Este territorio es una enorme barrera natural selvática y pantanosa que ha impedido comunicar directamente e extremo norte de América con el extremo sur. 

Esto se debe a que existe una carretera, llamada la Vía Panamericana, que tiene una longitud de 48.000 kilómetros de largo y atraviesa todo el continente hasta Argentina.

Esta carretera tiene rpesencia en 14 países. Sin embargo, no es continua, gracias al Darién, pues esta selva es un territorio ‘taponado’ que impide la construcción de infraestructura. 

De allí su apodo ‘tapón del Darién’. 

Adicionalmente, la selva cuenta con una región protegida en los dos países que abarca.

En el lado panameño esta región es el Parque Nacional Darién, el cual es uno de los sitios declarados como uno de los patrimonios de la humanidad más importantes de Centroamérica desde 1981.

En cuanto a la parte colombiana, el territorio protegido de esta selva hace parte de la subrregión de Urabá, ubicada en el golfo de Urabá, entre los departamentos de Antioquia, Córdoba y Chocó. 

¿Dónde está ubicado?

Se enuentra al norte de Colombia y al sur de Panamá, es el lugar que cumple la función de delimitar la frontera entre estas dos naciones. 

Está ubicada en la provincia panameña del Darién, de allí su nombre. 

Cuenta además con distintas omunidades indígena, estas son: Guna Yala, Emberá-Wounaan, Guna de Madungandí y Guna de Wargandí.

En Panamá, aborda los distritos de Chimán y Chepo, mientras que en Colombia está en el norte del departamento de Chocó y varios municipios de la subregión del Darién.

¿Por qué los migrantes pasan por allí?

Esta zona es importante para los migrantes ya que es la encargada de conectar América Central (Panamá) con América del Sur (Colombia). No hay más caminos.

Y para llegar al norte desde el sur, es inevitable pasar por allí, ya sea por vía marítima, aérea o terrestre.

Aunque la vía terrestre practicamente no existe, pues por la selva no pasa ninguna carretera. 

Esto es debido a lo tupido de la vegetación y la presencia de los ríos, que cortan la carretera panamericana, como anteriormente se mencionó.

Por lo tanto, aquellos migrantes que deciden emprender este viaje y se dan a la tarea de cruzar el Darién, deben hacerlo caminando.

Aunque existen zonas en las que es preferible utilizar canoas para cruzar los ríos de fuertes corrientes que atraviesan el Darién, muchos no pueden costearlo ya que tiene un precio de aproximadamente $60 dolares. 

Para llegar hasta el Darién, los migrantes deben atravesar Colombia hasta su extremo norte. 

Los puntos principales desde los que parten son los municipios de Necoclí o Turbo, en Antioquia. 

Esto es debido a que desde allí sale transporta marítimo hasta Capurganá y Acandí, municipios de Chocó, que se encuentran en toda la frontera panameña. 

Cuando llegan allí, inicia la parte más salvaje del viaje para los migrantes, pues la selva está llena de peligros. 

Los ataques de animales, el hurto de sus pertenencias, amenazas para hacer transportadores de drogas, los ahogamientos en las corrientes de los ríos, acosos y violaciones sexuales, la adquisición de enfermedades tropicales, la desnutrición y el hambre, la falta de medicinas y la muerte son los riesgos que enfrentan los migrantes en esta travesía. 

Aún así, las personas en medio de su desesperación por conseguir mejores oportunidades y en busca de su sueño americano deciden adentrarse en esta selva y correr los múltiples riesgos que esto conlleva. 

¿Qué sigue luego de cruzar el Darién?

Cruzar el Darién puede interpretarse como haber dado los primeros pasos hacia el Sueño Americano.

Es cierto que esto significa un gran esfuerzo de energía física y mental, sin embargo, despues de atravesar esta peligrosa y temida selva, aún queda mucho camino.

Lo primero que se encuentra al salir de este hábitat es la entrada a Panamá: Canaán Membrillo. 

Desde allí los migrantes son trasladados hasta campamentos de ayuda humanitaria donde están presentes diferentes ONG’s. 

Estas organziaiones brindan servicio de atención médica para solventar las enfermedades y las atrocidades que vivieron los migrantes dentro de la selva. 

Estando allí, se les da la oportunidad de realizar una solicitud para declararlos como refugiados o de salir del país mediante transporte, sin ser deportados. 

Aunque algunos desisten de la idea de perseguir el Sueño Americano, otros se alistan para continuar avanzando los 3511 kilómetros que los separan de Estados Unidos. 

Para esto, deben atravesar Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y México, o tomar la vía marítima. 

Una vez logran este extenso recorrido, sigue un reto enorme, la frontera entre México y Estados Unidos. 

Este es un desierto caliente y sofocante que está altamente vigilado por autoridades estadounidenses.

Este viaje extenso convierte al Sueño Americano casi que en una utopía, y de hecho, para muchos lo ha sido, pues han incluso perdido la vida en el intento.