Migración venezolana por el Darién, caminando por la selva de la muerte

La crisis que desde hace unos años se ha presentado en Venezuela ha sido la causante de que una gran cantidad de personas se hayan visto obligadas a abandonar su país en busca de nuevas y mejores oportunidades de vida.

Sin embargo, para conseguir esta meta antes deben pasar por otras difíciles pruebas que les impone el largo camino hasta la frontera entre Estados Unidos y México. 

Aunque, para llegar a esta frontera, primero deben cruzar una frontera kilómetros antes llena de peligros y obstáculos que ponen en riesgo su salud y su vida, la cual está ubicada entre Panamá y Colombia.

Esta inmensa selva de 575.000 hectáreas esconde peligros tanto terrestres como acuáticos, pues está llena de animales salvajes, vegetación frondosa y ríos con fuertes corrientes.

A pesar de esto, una mezcla de sentimientos entre desesperación y esperanza que sienten los migrantes que salen de Venezuela, los lleva a llenarse de valor y toman la decisión de cruzar el darién a pie, sin importar las consecuencias que esto pueda traer. 

Algunas cifras 

Las cifras sobre migrantes venezolanos que se han atrevido a adentrarse en esta selva, solamente entre enero y junio de este año, registran un total de 28.079 migrantes de nacionalidad venezolana, de acuerdo con el gobierno de Panamá. 

En los últimos años, la cantidad de venezolanos que han cruzado esta selva ha tenido un aumento considerable. Durante los años pasados, los haitianos y cubanos eran la población con mayor cantidad de migrantes que cruzaban esta selva. 

Sin embargo, durante este año 2022 la nacionalidad venezolana pasó a ser la más presente en este territorio salvaje y una de las más presentes en los migrantes de toda América. 

De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), durante el año 2021 la nacionalidad venezolana fue la tercera con más muertes en las rutas migratorias de América con 94 muertes registradas. Aunque la mayor cifra se registra en los migrantes sin identificar.

Específicamente en la selva del Darién, este año se han reportado 10 muertes de migrantes venezolanos y 76 personas cuyos familiares reportaron como desaparecidas al perder contacto con ellos durante varios días desde que ingresaron a la selva. 

Aunque estas son las cifras registradas, no son cifras totalmente acertadas debido a que aún existe una gran cantidad de cuerpos sin identificar y que suelen ser abandonados a su suerte en medio de esta enorme selva.

Testimonios 

Aunque se entienda un poco sobre los peligros y riesgos que trae cruzar esta selva, la mejor manera de ilustrarlo es mediante los testimonios que aquellas personas que ya han cruzado pueden revelar. 

Las siguientes declaraciones fueron tomadas de distintas historias de migrantes venezolanos que se aventuraron a atravesar el Darién.

La mayoría de los testimonios declaran que al salir del Darién, los migrantes venezolanos rompen en llanto y se llenan de alivio al poder salir de ese enorme y salvaje territorio, especialmente porque en el camino tienen que ver la muerte de otras personas, niños, niñas y hombres que mueren por infartos o enfermedades. 

La selva es un territorio que les arrebata la vida porque les exige demasiado, entre cruzar ríos y esquivar animales salvajes, no todos logran llegar con vida al otro lado.

También, se hizo conocida la muerte de un expolicía que había sido reportado como perdido, quien finalmente fue dado por muerto, aunque sus familiares aún no conocen donde está su cuerpo. 

Como si fuera poco, estos atroces hechos no solamente vienen por cuenta de la naturaleza de la selva, también se sufren abusos y atropellos a los derechos por parte de otras personas, especialmente se han registrado los casos de violaciones a mujeres y niñas, los robos de pertenencias y amenazas para obligar a los migrantes a transportar droga.

Realmente este territorio tiene toda la definición de selva, y hace que cruzarla sea un peligro inminente para los caminantes. 

La salud mental 

Cruzar el Darién afecta fuertemente el cuerpo de los migrantes por el esfuerzo físico que esta travesía requiere, pues son entre siete y diez días dentro de la selva buscando una salida, los cuales pueden alargarse dependiendo de las condiciones físicas y los acompañantes, que en muchos casos son niños, bebés o ancianos. 

Además, pasar tanto tiempo en la incertidumbre, la desesperación y la angustia de llegar al otro lado trae consecuencias también a la salud mental de los migrantes. 

Uno de los casos más trágicos conocidos recientemente donde se ilustra la fragilidad de la salud mental en esta selva fue el de una familia que perdió a su hija, quien al parecer se ahogó en un río mientras lo atravesaba. Ante esto, sus padres no pudieron soportar el dolor y terminaron quitándose la vida en el lugar. 

Lo que se ve allí es realmente terrible y quienes logran atravesar esta selva pueden contar que lo lograron pero en sus miradas se refleja el horror que atravesaron para alcanzar el lado panameño.

Por esto, la recomendación más grande es no cruzar el Darién a pie y buscar otras alternativas que no afecten de esta cruel manera la vida de los migrantes.