¿Qué debes saber para emigrar a Estados Unidos con niños? 

Las situaciones económicas y sociales que atraviesan algunos países llevan a que muchos de sus habitantes empiecen a plantearse la idea de irse a otro lugar.

El principal objetivo que buscan es mejorar su calidad de vida y tener una oportunidad de trabajo con una remuneración salarial suficiente para su manutención.

Aunque esta idea es muy atractiva para los migrantes, tomar la decisión de salir del país natal para empezar de cero en otro no es nada fácil. 

Los migrantes deben enfrentar distintos retos, desde que salen, hasta que ingresan a su destino.

Desde el proceso de legalización de su estatus migratorio que toma tiempo y dinero, hasta no contar con la documentación para inmigrar oficialmente y se ven obligados a hacerlo ilegalmente.

Además, una decisión muy importante que deben tomar a la hora de abandonar su país, es escoger entre migrar con su familia, en caso de tenerla, o hacerlos solo y dejarla allí. 

Para aquellos que deciden migrar en conjunto, especificamente con niños, el camino es un poco más complicado, especialmente si es de manera ilegal. 

Hay que recordar que la infancia y la adolescencia de niños y niñas tienen una gran repercusión en su personalidad y desarrollo en el futuro. 

Por lo tanto, enfrentarse a una situación de un cambio de país a temprana edad o en etapa de desarrollo puede significar un choque fuerte, el cual debe tenerse en cuenta. 

Para aquellas personas que tienen una visa de un país que les permite llevar a sus hijos, el proceso mucho más fácil. 

Por el contrario, la parte realmente difícil y cruda la viven aquellas familias que deciden caminar miles de kilómetros y atravesar múltiples peligros junto con sus hijos. 

Aunque las repercusiones y los niveles en los niños viven y sufren las consecuencias de esta inmigración son muy distintas, existen puntos en común que deben saberse para que los niños entiendan un poco más el panorama. 

Explicar el contexto 

Un niño o adolescente suele no entender las razones de fondo de aquello que sucede, por lo que empiezan a tener una actitud determinada frente a esto.

Generalmente es un rechazo hacia las decisiones que se toman y esto resulta en una afectación sobre su salud mental y su relación con los padres.

Hablar con los niños y explicarles las razones de por qué se toman estas decisiones es una manera de incluirlos y de ilustrarles un poco lo que viene para ellos. 

Migrar, en general, es un poco complicado para lo niños, especialmente si deben enfrentar situaciones tan duras como una migración caminando.  

Esto requiere de mucho acompañamiento y apoyo, pues la fortaleza de las familias es clave para alcanzar su objetivo.

Aunque las razones para entender el porqué de estras travesías sean complicadas para un niño, es importante hacer el intento de explicarlo y ayudarles a tener una fortaleza mental frente al tema.

Xenofobia y discriminación

Esta fortaleza mental es muy importante para alguien que está en pleno desarrollo ya que hasta ahora está entendiendo y explorando el mundo. 

Y, muchas veces, el mundo puede ser un lugar muy cruel y duro, especialmente para quienes no han vivido mucho. 

Por esto, la xenofobia y la discriminación son temas muy importantes que los niños deben entender ya que, lastimosamente, son condiciones que los migrantes tendrán que enfrentar.

No todas las personas entienden ni empatizan con la situación que atraviesa un migrante, a pesar de que solo sean niños. 

Es importante tener en cuenta que no se trata de normalizar este tipo de comportamientos en las demás personas, sino de darles a entender que inevitablemente encontrarán situaciones así y eso no debería tener una repercusión considerable en ellos.

En este tema los niños y los adolescentes suelen ser muy vulnerables, por eso es importante tener siempre un acompañamiento con ellos, crear lazos de confianza y protección.

Repercusiones a la salud mental 

Los lazos de confianza deben ser muy fuertes en las familias migrantes, pues es muy complicado atravesar por todo esto solo. 

Además, poco se habla de un tema tan crucial como lo es las repercusiones que traen el hecho de tener que dejar el propio país y llegar a otro lugar sin, prácticamente, nada.

Y menos se habla de esto en los niños, que son tan vulnerables.

Especialmente para aquellos niños que enfrentan durante su viaje una situación tan terrible como cruzar el Darién, las afectaciones llegan a ser traumantes y muy fuertes de asimilar. 

Los niños necesitan entender el mundo y crecer en el paso a paso, no de manera abrupta, por lo que debería ser prioritario hablarles de salud mental y ayudarlos a fortalecer su mente desde pequeños.

Protocolos de Protección a Migrantes (MPP)

Entre otras situaciones que enfrentan los niños, una de las más terribles es llegar a la, tan anhelada, frontera entre México y Estados Unidos y notar que aún falta mucho por resolver. 

Este es el caso específico de los migrantes indocumentados o ilegales, pues aunque se encuentren en la frontera, aún hay posibilidades de ser deportados o de no poder cruzar.

Con los protocolos de protección a migrantes que se establecieron durante el Gobierno de Trump, los migrantes eran devueltos a México mientras esperaban la resolución de sus trámites. 

Allí, las familias vivían horrores como hurtos, hambre, no tener un techo y dormir en la calle, e incluso distintos abusos y violaciones sexuales. 

El peligro que corrían los niños allí era inmenso y se veían desprotegidos, después de haber recorrido kilómetros para alcanzar un sueño que aún no lograban. 

Aunque esta medida está siendo eliminada por el actual Gobierno de Biden, la situación de los migrantes no ha cambiado del todo y muchos de los niños que migran con sus familias hacia allá quedan atrapados en esta terrible situación.

Por lo tanto, se debe tener en cuenta que para migrar a Estados Unidos, especialmente de manera ilegal, debe evitarse a toda costa que los niños terminen en estas situaciones.